Home
TAL DIA COMO HOY 23 DE FEBRERO MUERE CARLOS GUEVARA Imprimir

QUIEN LE CANTA AL AMOR, NO MUERE NUNCA. 
  
   Porque siendo éste el sentimiento universal imperecedero, fuerza y camino diario, búsqueda constante, alimento para vivir en paz, condimento del alma, tranquilidad del espíritu y bálsamo para las congojas; consigue en la voz privilegiada de los cantantes del pueblo, su más fina expresión para quedarse aferrado en el recuerdo de todos, junto a la voz que lo enaltece.

   El cantante lleva en sus versos el sentir mismo de cada uno, por eso acompañamos sus canciones, aprendidas de memoria, en esa suerte de sentir colectivo, compenetrados en un sentimiento. Estamos hablando de Carlos Guevara, maestro apureño, quien además del canto, sembró el alma de música en los niños de Achaguas, donde por 7 años ejerció su labor, captando además las habilidades de ellos para el trabajo cultural que realizó con esmero.

   El llanero canta al amor y al paisaje, todo se une en ese espacio inmenso de la sabana que sirve para mostrar cuán grande es el amor que nace en los corazones. Nuestras carreteras bordean paisajes hermosos, pero su pavimentación precaria con desniveles, grietas y baches han acabado con muchas vidas, ese fue también el lamentable destino de nuestro cantante, quién el lunes de carnaval sufrió un accidente que lo mantuvo entre la vida y la muerte hasta el 23 a la una de la tarde cuando falleció en la ciudad de Caracas a donde había sido trasladado el día anterior.

   Mucha gente se volcó a las calles y se unió en oración con la fe puesta en un milagro, luego de conocer el estado del cantante, igual lo hizo para recibirlo en el aeropuerto la noche del viernes, y acompañarlo por unas horas en el Gimnasio 12 de febrero donde se le rindió un último homenaje antes de trasladarlo a Achaguas, su tierra, donde sus demás familiares y amigos lo esperan para la despedida. Su voz se escucha en todas partes, las emisoras han radiado sus canciones una y otra vez, así como las manifestaciones de pesar por este suceso.

   Apure pierde a uno de sus baluartes culturales, Carlos Guevara, cantante y educador supo llegar a su gente en la manera de interpretar cada verso, cada letra, ese mismo pueblo que lo acompañó en sus presentaciones, se entristece y le cuesta aceptar su muerte. Ayer prisionero de tus besos, hoy en los corazones y las voces de quienes siguen sus canciones y no lo olvidan.